BUSCAR

¡Tres puntos CLAVE para empezar a correr!

¡Tres puntos CLAVE para empezar a correr!

4d5ff025-207b-4f02-a8b9-267d8551ba39k

Soy una persona de listas, me gusta numerar y escribir cosas en vertical, a veces ni las sigo, pero me gusta organizar así las cosas que tengo en mente. Este blog no es la excepción, tengo una lista de temas sobre los cuales quiero escribir, sin embargo, hay ocasiones en que se cuelan peticiones de amigos y conocidos, como ahora.  El otro día, estando en plena pista de baile  de un bodón de dos buenos amigos, recibí una petición sobre un post,  alguien me dijo ” Alín, tienes que escribir  sobre cómo levantarnos del sillón y empezar a correr” … en un principio pensé que era innecesario escribir una entrada sobre algo que me parece tan lleno de sentido común, ¿cómo dejo el sillón?… pues así, dejándolo, ¿cómo empiezo a correr? … pues así, sin más, sólo haciéndolo.

Sin embargo, esta persona me contó de las veces que trató de salir del sillón y correr… de todos los tecnicismos con los que se topó y del millón de consejos, formas, pisadas, ritmos, rodillazos y demás que le dijeron que tenía que hacer, o que estando en internet, leyó a manera de artículos sobre correr, en especial sobre correr cuando nunca lo has hecho. En fin, comprendí que la cosa se ha vuelto más complicada de lo que en realidad es, por eso, les dejo aquí los tres puntos clave para empezar a correr:

1.- Sigue

2.- tu

3.- instinto

Como ya en algún post se los había platicado, el hombre es corredor nato, el primer instinto de un bebé que puede mantenerse en pie es el de correr, incluso antes que caminar, pero lo frenamos para que camine primero. Nuestra naturaleza es correr, por lo tanto, estamos físicamente diseñados para hacerlo, igual que un chimpancé está diseñado para trepar árboles o una rana para brincar.

Es verdad que en ocasiones es necesario cambiar la técnica de carrera o trabajar en ella  y mejorarla en búsqueda de resultados específicos, como tiempos competitivos, economía de carrera o bien, para evitar lesiones generadas por la mala postura, aclaro, no por correr. Correr no le hace daño a nadie, no daña las rodillas de nadie y no es nocivo para nadie, lo que sí ha mermado nuestra calidad de ejercicio y ha aumentado el riesgo de lesionarnos es la vida que llevamos: en coche, en escritorio, en sillón y en cama. Tenemos tantos desbalances posturales, compensaciones musculares y bastante atrofia en general, que efectivamente es probable que a algunas personas que decidieron correr, les aquejaron lesiones porque su cuerpo está maltratado y se alejó de su naturaleza atlética y corredora, por lo que es necesario enseñarle de nuevo el gesto natural de la marcha, correr pues. Es el Alzheimer de las habilidades motoras.

A lo que voy es que tú no preguntes, porque al igual que con los embarazos, a cada quien le va diferente y todo mundo tiene una lección o un consejo para darte, sólo sal y corre, lo que puedas, lo que quieras y con lo que tengas y al día siguiente, sal y corre otra vez, encuentra tu ritmo, tu respiración, el punto en el que te sientes bien y podrías continuar todo el día haciéndolo, busca los paisajes que te gustan y que complementan la carrera, o los amigos que amenizan el esfuerzo con la plática, hazlo naturalmente, porque la evolución humana te ha hecho capaz de recorrer enormes distancias y porque desgastarte y acabarte las rodillas se logra estando en un sillón y no siendo fiel a tu cualidades naturales.

Olvídate de las listas en internet o en revistas sobre cosas que tienen que hacer los  corredores , de los “consejos” del amigo que “sí sabe correr”, haz tu propia lista, traza un objetivo, levántate cada mañana y lleva una vida de ser humano normal, haciendo las cosas para las que fuiste hecho. Así de fácil es correr.

Nos leemos 😀

Alín

 

 

 

Comenta

Comentarios

También Puede Gustarte