BUSCAR

Tienes que ver “Sunshine Superman”

Tienes que ver “Sunshine Superman”

Hay gente ordinaria y gente extraordinaria, lo compruebo cada día. Nacemos todos iguales, con el mismo equipo y posibilidades, pero hay quienes vuelan más allá.

Ante ellos me conmuevo, pero cuando les digo que me conmuevo es que de verdad tocan mi corazón, me revuelven las ideas y me hacen llorar de emoción, porque para contarles en este post lo que siento, no sé ni qué palabras utilizar, así que espero ser lo suficientemente clara para transmitir lo que sentí cuando vi “Sunshine Superman”.

Llegué hoy de correr y Fer ya no estaba, no llovía pero casi, me preparé un café y prendí la tele para hacer tiempo a que regresara el que se había ido y desayunar juntos, como cada sábado. Busqué en Netflix un documental porque estaba de humor para ver documentales, casi nunca estoy en ese humor y quise aprovecharlo. Puse uno de unos asesinatos en Islandia, pero al minuto y medio lo quité porque creí que si bien estaba de humor, no quería pensar tanto (jajajaja), quería algo más ligero… así que seguí buscando y di con Sunshine Superman, le di clic para abrir la sinopsis y leí que era la vida del hombre pionero del salto BASE, ok, se veía interesante, nada pesado y además, siempre he creído que quienes se avientan al vacío deben ser, además de valientes, almas libres, así que quise ver cómo es la vida de un alma de esas, de las “tan libres”.

Me sorprendí varias veces sonriendo, es más, no varias veces, sino prácticamente todo el documental. Escuché con mucha atención las palabras de todos ellos, de los que saltaban o de los que tenían alguna conexión con esos saltos, porque esa gente siempre tiene algo importante y profundo que decir, a lo cual, uno debe de estar con oídos expectantes y aguzados, tomando cada palabra, desdoblando cada frase y entendiendo desde un punto de vista alejado de las cuadraturas cotidianas, todo lo que salga de sus mentes a través de sus bocas. En una de esas, se aprende algo.

No quiero contarles el documental porque quiero que lo vean y se conmuevan, pero sí quiero decirles que en él, en Carl Boenish van a encontrar una persona plena, que lo mismo tocaba el piano, que construia un circuito eléctrico, que se aventaba de un edificio por gusto y  sin ataduras, que con su genialidad y actitud ante la vida, siempre quiso inspirar, lo buscó precisamente. Respetó las leyes del universo y jugó con las leyes del hombre, que son absurdas (se las dice una ex abogada),e inmortalizó cada salto con una cámara para que todos aquellos que lo vieran se dieran cuenta que aventarse de un acantilado de 1000 metros de altura era POSIBLE y para quienes no se sientieran atraídos tal vez por el salto BASE, lograran entender, que podía no gustarles esa actividad, pero si un hombre y muchos otros podían hacerlo, ellos también podían hacer cualquier otra cosa que se pensara IMPOSIBLE. Qué increíble modo de pensar. Sólo de los grandes, ya lo decía también Muhammad Ali: Impossible is nothing.

Así que para mí, el salto BASE del que fue pionero Carl Boenish es una lección de vida que aplica para todo, porque el hecho de SALTAR en sí mismo demuestra que puedes no sólo hacer eso, sino las cosas que se te pegue la gana, todas ellas y si quieres todas juntas y  al mismo tiempo, porque TODO SE PUEDE y eso tal cual es lo que él quería que se viera a través de sus grabaciones, bien lo decía: “si no fuera porque lo voy a grabar, seguramente no estaría tan interesado en los saltos”.

Era una pieza pura de inspiración, sin embargo, fue tan finito como todos nosotros, así que se preocupó no sólo por descubrir la libertad, sino por documentarla de manera que, pasadas muchas décadas, todos pudiéramos verlo e intentar ganar ese juicio contra nosotros mismos y las imposiciones personales y ridículas de las cosas que podemos o no hacer, o mejor dicho, que “nos atrevemos o no a hacer”, así que, para mí, llega al alma porque trasciende cualquier barrera temporal, su discurso es tan universal y vigente como en los 70´s y seguirá siendo hasta el fin de todo y de todos, como cualquier discurso de los que tienen las mentes grandes. Infinito.

Por otro lado, la banda sonora es preciosa, súper oldie y alegre, como a mí me gusta. Qué alegría haber estado con humor de ver un documental.

¡Nos leemos!

Alín

SPOILER ALERT: Find what you love and let it kill you. -C.B

 

 

 

 

 

Comenta

Comentarios

También Puede Gustarte