BUSCAR

Sigue corriendo, pero mejor.

Sigue corriendo, pero mejor.

img_20161102_133517

 

Mi temporada se acabó por fin, fue más dura de lo que pensé cuando muy campechanamente decidí todo lo que correría este año, mucho más, tanto más que me costó algunas lágrimas y hasta un post que se tituló «Ya no quiero correr«. Y todo eso fue por una mala planeación del ciclo, Hice en este año tres maratones, que tampoco es lo más descabellado ni temerario del mundo, sin embargo las fechas fueron muy cercanas, haciendo que no hubiera ningún periodo de recuperación ni mental ni físico entre ellos,  todo fue por dejarme llevar por las emociones y las ansias de correr en muchos lugares diferentes, porque «¿cómo no iba a correr tal o cual maratón?».

Este nuevo ciclo estará hecho de acuerdo a las teorías jajaja, con un poco de más cabeza, no me malentiendan, no quiero decir que uno debe ser de piedra y obviar sus ilusiones, pero sí que hay que saber guiar la emoción, para que no nos salga contraproducente y en lugar de hacernos plenos, nos triture y nos dé dolores de cabeza.

En Chicago he quedado a 18 minutos de la clasificación a Boston (bueno, sin contar el colchoncillo que hay que tener), sí, 18 minutos que suenan a  poco pero en un maratón (y para mí), son una eternidad; 18 minutos de mejoría y tripa puros. Así que mis elecciones serán muy importantes y el 2017 tendrá que ser ¡el año de la razón!, para así poder elegir el maratón que me llevará a la clasificación y enfocarme en él, en el que tenga las mejores cualidades: la ruta, el clima, la organización y los meses de preparación necesarios.

Planea tus temporadas, decide qué quieres sin estar bajo ninguna presión  y  con la cabeza bien fría, esto te hará tomar decisiones menos viscerales y más realistas, lo que te permitirá enfocarte mejor en los objetivos de carrera, te hará llegar fresco y sin lesiones a tus metas y te mantendrá feliz de ser corredor y no un esclavo de los tenis y aficionado a disgusto de la carrera. No sucumbas ante aquellos maratones que te están guiñando el ojito (ellos con todos quieren)  mejor piénsalo y ve si de verdad tienes oportunidad de lograr lo que quieres o sólo será una patada de ahogado. Sal de tus lesiones primero, haz cuentas, consulta el permiso en el trabajo, revisa si tienes los meses necesarios y entonces, si todo cuadra, ¡APÚNTATE Y ENFÓCATE!,  porque seguro te irá re bien. Mejor que nunca.

Y tú, ¿Ya planeaste tu temporada?.

¡Nos leemos!

Alín

 

Comenta

Comentarios

También Puede Gustarte