BUSCAR

Sé tu referente

Sé tu referente

collage

Conforme pasa el tiempo pasan las modas y la estética humana no es la excepción. Desde hace algunos años hemos comenzado a perseguir distintos objetivos en cuanto al cuerpo se refiere, ahora ya no buscamos cuerpos de Kate Moss, no queremos estar flaquísimos y zangarutos, sino tonificados y fuertes. 

De golpe suena como una mejor idea, al parecer, querer un cuerpo “súper fit” nos llevará a adoptar hábitos mucho más saludables, realizar ejercicio físico, preocuparnos por lo que comemos y todas esas cosas que suponemos nos harán ver como portada de revista deportiva. En general, es tan falsa esa imagen como la de la modelo hecha un palo.

La industria del fitness, o al menos una gran parte de ella (al final es un negocio, entendámoslo así) nos mal informa y nos dicta una imagen de lo que se supone es una persona sana, que hace ejercicio y come lo que debe.

Quiero que sepan una cosa, un cuerpo sano y ejercitado no tiene únicamente un look. Estamos acostumbrados a ver portadas de revistas en donde los cuerpos tienen six packs, bíceps gigantes, glúteos ultra firmes o ni un gramo de celulitis, cuando la realidad es que , al igual que en una revista de alta moda, estos atletas de las portadas también están retocados, también se usa photoshop, luces y maquillajes para que ellos se vean así, algunos de ellos están incluso bajo un régimen de deshidratación para que sus músculos se vean así de definidos (si se tomaran medio litro de agua dejaríamos de ver 4 cuadritos de su abdomen), o bien, muchos de ellos se DEDICAN a eso y su vida gira en torno a mantener ese nivel de cuerpo, llevando hábitos de vida que no podríamos sostener los otros millones de personas que conformamos el grueso poblacional. Veo las redes sociales atascadas de fotos inspiradoras de mujeres con licras y tops a las que les escurren gotitas de sudor por el abdomen de lavadero y los muslos perfectamente torneados y definidos, con mensajes de empoderamiento femenino y de ” disciplina”  … cuando la realidad es que podemos construir hábitos de disciplina, podemos ser fuertes, podemos tener una voluntad inquebrantable, comer lo que debemos, dormir 8 horas diarias y ejercitarnos con todas nuestras fuerzas 6 días a la semana y nunca nos veremos así, o al menos no todo el mundo se verá así.

Lo cierto es que la industria del fitness muestra sólo un tipo de cuerpo “fit”, pero en realidad los hay en tantas variedades como personas en el mundo, no es tu forma lo que te hace ser saludable, no es lo redondo o plano de tus pompas lo que demuestra las 200 sentadillas que haces 5 veces a la semana, no son tus chamorros flacos o como una roca lo que te hace probarle a los demás que has corrido 10 maratones, tampoco debe ser una cierta forma del cuerpo tu motivación para adquirir un estilo de vida que circunde el ejercicio y la buena alimentación, porque es probable que nunca puedas convertirte en esa foto de pinterest que tanto te motiva y será duro trabajar tantos años para luego decepcionarte porque en lo superficial nunca llegaste a parecerte.

Aunque cuesta aceptarlo, vale más hacerse a la idea, porque es posible que estos falsos modelos nos lleven a claudicar en nuestro camino a mantenernos ejercitados y saludables, o nos llenen la mente con la idea de que “no estamos haciendo lo suficiente” y terminemos por recurrir a hábitos peligrosos en nuestro afán por vernos de tal o cual forma.

Yo soy entrenadora personal y corredora, tengo celulitis y brazo “tamalero”, pero este cuerpo es la mejor versión que YO puedo tener y claro que  a veces veo a Jillian Michaels y la envidio, pero maduro un poco y se me pasa. Así como en la vida, acepta y abraza la diversidad de cuerpos fitness, mientras des todo lo que debes dar.

¡Nos leemos!

Alín <3

Comenta

Comentarios

También Puede Gustarte

1 Comenta

  • korridorimerino marzo 19, 2015 6:18 pm

    jajajajaja brazo tamalero…

Comments are closed.