BUSCAR

¿Sabes qué es el tapering?

¿Sabes qué es el tapering?

Es normal que si tienes pensado hacer tu primer maratón, o incluso estrenarte en un 21k, quieras comerte el mundo a zancadas y no parar hasta el último día, pero temo decirte que esto te puede llevar derechito al fracaso. Dentro de los planes de entrenamiento para carrera (y cualquier disciplina deportiva que tenga como punto focal la competición), se cuentan varias etapas y una de ellas, la última y ciertamente no menos importante, es el tapering.

Apaleaste las piernas durante semanas, subiendo kilometraje, aumentando series, fartleks y mil sentadillas y desplantes, lo justo es que les des un poco de paz. Es como cuando tu mamá te decía de chiquito que no comieras dulces antes de la hora de la comida porque te ibas a llenar y ya no ibas a querer comer. Así es con la corrida, las piernas tienen que hacer hambrita o van a estar a full, pesadas y cansadas para el día de tu competencia.

El tapering entonces es la última fase del entrenamiento, la más cercana a la competición y su principio básico es la disminución del volumen del entrenamiento, no de la intensidad. Es decir, si estabas corriendo 70k semanales, habrá que bajarlo en un buen porcentaje, entre 50% y 70%,  pero manteniendo la intensidad de cada entreno, porque tu resistencia ya está entrenada y dominada, pero deberás mantener la fuerza y el ritmo, si bajas las dos, entonces sí corres el riesgo de sufrir un bajón en tu desempeño.

Muchos corredores sufren con el descenso, se sienten ansiosos y creen estar perdiendo condición, yo la verdad siempre añoro que llegue el tapering jajaja, me hace sentir que ya falta poquito y que por fin mis piernas y mi mente pueden descansar del entrenamiento, casi siempre lo hago de 3 o máximo de 4 semanas previas al día del maratón, así logras un punch de energía para el día D, mayor glucógeno en piernas y mejor oxigenación muscular, y tu mente (y tu familia) también te lo agradecerán.

Acuérdate, lo hecho, hecho está, y no por correr como loco las últimas semanas vas a llegar más preparado a tu día tan especial, al contrario, estarás cansadísimo y tus piernas van a pedir esquina, y quién sabe, a lo mejor la piden a media carrera. Acuérdate que la recuperación y el descanso son partes fundamentales del entrenamiento, si no lo haces, el cuerpo no sabrá asimilar lo que le has estado enseñando todo esos meses.

Antes de empezar un plan de entrenamiento revísalo, analiza las fases que contiene y si te quiere llevar hasta el último día a tope, te recomiendo que optes por uno más adecuado y estructurado, porque es lo que va a hacer la diferencia.

¡Nos leemos!

Alín

 

Comenta

Comentarios

También Puede Gustarte