BUSCAR

Pa’ ser vieja, no estás tan mal.

Pa’ ser vieja, no estás tan mal.

The-Confidence-Gap_cargo_1

A veces me dicen: «déjalo pasar, no te claves». Pero yo nunca puedo dejarlo pasar, se me entripan las ganas de decirles muchas cosas a muchas personas, pero bueno, como no puedo (esta vez no pude porque no alcancé) pues aquí está este pobre blog que siempre he hecho porque me gusta desparramarme escribiendo, contar historias que pasan o informar datos que me parecen merecedores de informarse.

El martes pasado estaba entrenando en el Metropolitano, quien no viva en León, le cuento que es un circuito que rodea a una presa y que en su diámetro cuenta con 7 kilómetros, todo circundado por áreas verdes (algunas amarillas, más bien) y patitos y ardillas, en fin, un espacio súper agradable para entrenar varias disciplinas. Iba yo con un paso terrible porque un día antes había hecho series y mis piernas estaban muy pesadas y de repente me pasan dos hombres en bici, ya saben, todo el outfit, los gadgets y la actitud. Justo cuando pasaban a un lado mío, claro está, escuché su plática, no fue un esfuerzo de meterme en lo que no me importa, simplemente que al ir ellos en bici y con casco, naturalmente iban hablando bastante fuerte para lograr escucharse entre ellos; y mi oído nunca pierde oportunidades.

Fue breve porque iban rápido pero la oración que se alcanzó a escuchar era esta : » No güey, o sea, esa vieja en tiempos, o sea, más o menos,  bueno, hace LO MISMO QUE YO, pero PARA SER VIEJA pues… no está tan mal « (lo escribo tal como se dijo, no crean que mi sintaxis es tan tremendamente deficiente).

No señores, si ya iba a paso tortuga, cuando tantos pensamientos tan malos cruzaron por mi mente, más lento corrí todavía, me restó toda la energía porque la sangre me iba hirviendo, luego de unos minutos más bien le aceleré para ver si de casualidad nos cruzábamos otra vez, quería verle sus caritas a los campeones por naturaleza que tenían esas mentes tan brillantes (felicidades a sus mamás, que AÚN siendo mujeres los pudieron parir).

Total, que el punto aquí es ese, existe una debilidad de género tan arraigada en nuestra cultura, que es común que NO SE ESPERE TANTO de una mujer, porque es mujer. Qué pendejada. Yo corro más lento que muchos hombres y más rápido que muchísimos otros y más lento que muchas mujeres y más rápido que muchas otras, no es cuestión de mi género, es sólo un reflejo del trabajo arduo o laxo que hagamos, no naces campeón por ser hombre, ni naces fragilita por ser mujer. Tu género no es lo que te define, sino tu capacidad para buscar la perfección mediante la disciplina y el trabajo duro (en cualquier aspecto de tu vida, no sólo en el deportivo).

8-de-marc3a7-wecandoitposter

Como mujeres, no contribuyamos a este modo de pensar, si tu compañero de al lado puede hacer algo y tú no, no te justifiques diciendo que tú no puedes porque eres mujer, porque ciertamente no es así y te estás auto-boicoteando, muchas veces confundimos la falta de dominio de alguna técnica o metodología con el hecho de pertenecer al género femenino, sin embargo esa falta de dominio o pericia sobre alguna cosa, fácilmente se logra con práctica o estudio y punto.

En fin, cuando se encuentren con un machazo de estos que les haga este tipo de comentarios, frénenlo en seco, se trata de cambiar estructuras mentales sociales, que ciertamente no se arreglan con que le pongamos un alto a una sola persona, pero por lo menos, NOSOTRAS no habremos contribuido a normalizar la subestimación femenina, no lo dejemos pasar.

¡Nos leemos!

Alín

 

 

Comenta

Comentarios

También Puede Gustarte