BUSCAR

Lo malo de correr.

Lo malo de correr.

5750555972857

 

Hay que ver mucho más allá, ver a lo lejos.

Tuve la fortuna de prender la tele y encontrarme con una sugerencia de youtube (qué miedo que el sistema nos conoce mejor que nadie y hasta nos sugiere rutas a nuestra casa, trabajo  y gustos televisivos, y lo peor de esto es que opina acertadamente), era una entrevista muy casual que Raúl Gómez le hizo al  octogenario y récordman  de Europa  en 1500 metros,  próximo a coronarse -esperemos- como el velocista número uno del mundo: Manuel Alonso, Manolo pues.

La entrevista es de esas que te sorprende con una sonrisa en la cara, que cuando menos te das cuenta te cambió el humor y hasta te hace pensar que hay esperanza en la humanidad (seriously). Pero qué les digo, yo soy una romántica del deporte.

Manolo dijo muchas cosas lindísimas.

Le preguntaron que por qué corría y dijo sin reparo que porque lo hacía muy feliz (hasta aquí todo normal, he escuchado esa respuesta antes, yo misma la doy…. pero luego cambia la cosa), y que diera una recomendación a la gente que corre, a lo cual contestó que además de ser feliz, estaba enamorado, y que cualquiera que esté enamorado, puede correr.

Eso dijo. Yo no lo sabía, siempre me pareció que la felicidad y el amor venían como una consecuencia de la carrera, como la endorfina que se libera, pero me pareció sensato, ahora que lo pienso con esa filosofía de Manolo, que aquellos felices y enamorados (de lo que sea o de quien sea, pero que profesen el amor, pues) son candidatos a correr por ahí y de esta manera, conservar la felicidad, como un círculo vicioso en positivo. Debe ser cierto, porque nunca he visto a alguien sentirse miserable y con ganas de salir a echarse un montonal de kilómetros.

Dijo también que su esposa está feliz de tenerlo en casa, a él, a Manolo, no al hombre más rápido de Europa, cosa que, a mi parecer,  confirma el hecho de que a nadie le importa un carajo que seas corredor, ni la velocidad a la que vas, ni las medallas que tienes, ni si los domingos te paras temprano. Corre para ti y seguro que irás más rápido, como él.

Le preguntaron luego y finalmente que qué era lo malo de correr, y él, muy sabio dijo:  NO CORRER.

¡Nos leemos!

Alín <3

 

Les dejo la chulísima entrevista por si quieren escucharlo de su propia voz.

 

 

 

 

 

 

Comenta

Comentarios

También Puede Gustarte