BUSCAR

Las 5 reglas del running que tienes que romper

Las 5 reglas del running que tienes que romper

Si decidiste empezar a correr o ya llevas tiempo haciéndolo, seguro has escuchado un montón de cosas que, como verdades absolutas hay que respetar, sin embargo no todas son del todo cierto, o bien, es posible que sean verdades pero necesiten contextualizarse, es decir, que en determinadas circunstancias serán reglas de oro y en otras no tanto.

Te  digo cuáles y ¡te invito a romperlas!.

 

No entrenes más de 4 días al hilo. He escuchado una y otra vez esta regla y tiene su parte de verdad, sin embargo, si eres un corredor que entrena entre 30 minutos y una hora, PUEDES HACERLO TODOS LOS DÍAS, de hecho, es la recomendación de la Organización Mundial de la Salud, por lo que podemos entender que este pequeño mandamiento les aplica a quienes tienen una carga de entrenamiento superior y por lo tanto, el descanso es parte del plan y deberá estar intercalado entre días de sesiones fuertes.

 

No te inscribas a todas las carreras. Hay quienes cada domingo están en la línea de salida de alguna carrera local y son felices, sobre todo la recomendación de romper la regla es para aquellas personas que van empezando a correr y que encuentran su motivación en los retos semanales de las carreras, además de que se convierte en el mejor pretexto para la convivencia familiar o con los amigos. Si son distancias cortas, inscríbete a todas las que quieras, te hace feliz.

Los buenos corredores son rápidos. Ehem.. pues me encanta decir que no es verdad, en todo caso podríamos decir que: «Los corredores élite son rápidos», eso que ni qué. No podemos clasificar a corredores lentos como malos y rápidos como buenos, un buen corredor es aquel que domina la técnica, conoce su cuerpo, entrena y evoluciona, no tiene nada que ver con si es una gacela o te quedas hasta el final.

 

No corras enfermo. Ojo aquí, cuando estamos hablando de una enfermedad que presenta entre sus síntomas la fiebre, por ejemplo, una infección,  lo ideal es descansar y evitar ir a correr hasta que cese esa fase, ya que entrenar de esa manera, aparte de desagradable por el desánimo, va a ser muy perjudicial para el cuerpo porque lo dejarás sin armas para combatir al enemigo. En cambio, si estamos hablando de una enfermedad como el resfriado común, que no suponga nada más que un dolor de garganta o mocos, puedes entrenar sin ningún problema, de hecho, en muchos casos es lo más recomendable ya que despejarás tus vías aéreas y harás que mejore el flujo sanguíneo, lo que contribuirá a que tu recuperación sea más rápida. Siempre utiliza tu criterio y sentido común.

 

Carga de carbohidratos. Esta regla nos en-can-ta, es el permiso para comer como si no hubiera un mañana so pretexto de correr una carrera al día siguiente. Temo decirles queridos míos que urge que rompamos esta regla. La real carga de carbohidratos es un leve incremento en los porcentajes de ingesta diaria de hidratos de carbono versus los otros macronutrientes (como las proteínas y las grasas), se hace incluso desde varias semanas antes y además sólo es necesaria cuando el kilometraje a realizar es sustancioso. Si vas a correr 10k e incluso 21k, puedes lograrlo con la gasolina que traes, úsala, no quieres echarle de más y que se te desborde el tanque. Si quieres puedes comerte una pizza y una hamburguesa pero no digas que es porque «necesitas hacer tu carga de carbohidratos» porque bien sabes que sólo es un delicioso pretexto.

Ya está, acuérdate que a la regla la hace la circunstancia, así que si estás en algún punto de estos, rómpela y corre feliz.

Nos leemos,

Alín

Comenta

Comentarios

También Puede Gustarte