BUSCAR

Hasta dónde llevar tus rutinas de ejercicio

Hasta dónde llevar tus rutinas de ejercicio

Four_workout_flipped1

Hay gente que asegura que no puede, que se va a morir si hace una sentadilla más, un kilómetro más o un burpee más. Noticia de última hora: no te mueres, te haces más fuerte.

Es necesario escuchar al cuerpo, pero no sólo escucharlo y oír lo que queremos que nos diga, sino interpretar el mensaje de manera correcta, sin sub o sobreestimar lo que tenga que decirnos.

En la práctica deportiva hay muchos tipos de personas, hay gente que se conoce perfecto, sabe hasta dónde sí y hasta dónde no y hay gente que apenas decidió que iba a hacer algo por su cuerpo y todavía tiene miedo del dolor e ignora qué es capaz de hacer y hasta dónde puede o debe llevarlo y eso lo hace limitarse al extremo, porque siente que se “hace daño”. Ese conocimiento de sensaciones sólo lo da la experiencia (y por supuesto, no chiquearnos tanto).

Si eres nuevo en el ejercicio, quiero que sepas que no vas a morir, que sentir fuego en los músculos es normal, y que a nadie le amputaron las pompas por que le ardían cuando hizo desplantes. Sólo tú eres capaz de decir (en base a lo que sientes) que ya no puedes más, pero generalmente decidimos que hasta ahí llegamos cuando en realidad todavía nos queda más liga para estirar, no nos gusta sentirnos incómodos,  así que si vas empezando, rétate, obviamente no seas imprudente (porque vas empezando) pero tampoco autocompasivo, y así vas a saber cuánto es lo que realmente puedes hacer sin perder la calidad del entrenamiento y por supuesto, sin lesionarte. En cambio, si eres todo un experimentado y te estás subestimando, entonces apágale el switch al cerebro que es quien te la está jugando mal y deja de consentirte, porque bien sabes que puedes dar más.

Hace tiempo leí un artículo sobre la gente sobreentrenada y prácticamente -según el artículo-  todos quienes se exigían lo máximo diariamente o se clavaban con sus entrenamientos, estaban sobreentrenados (chicken sh*t). Me chocan esos artículos que están tan llenos de generalidades que parece que todos encajamos en el perfil del que están hablando y, por supuesto, no es así.

Efectivamente el sobreentrenamiento (el verdadero) es un mal terrible y una condición bastante peligrosa, porque además de todo, se vuelve crónico y aunque llegue un período de descanso (que incluso puede ser de AÑOS, muchos años), el ritmo cardíaco se sigue elevando a tope ante la menor agitación, la falta de rendimiento se hace inminente y hacer ejercicio se vuelve un tema im-po-si-ble. Pero seamos realistas, la mayoría de las personas que se ejercitan de manera amateur (aunque le tupan) 4 ó 5 (ó 6 ó 7) veces a la semana , NO ESTÁN SOBREENTRENADOS, el hecho de que un día te levantes y no tengas la menor energía para echarte 8k y luego 30 minutos de gym no quiere decir que estés sobreentrenado, simplemente significa que te dominó la flojera, que tu ánimo no estaba al cien, que no dormiste bien, que te echaste tus cubas la noche anterior, o que simplemente no te sientes como para ir a hacerlo. Eres humano y a veces te apapachas mucho.

La cosa entonces está fácil: si eres de reciente añadidura al mundo del fitness, ve hasta dónde puedes llegar, LA INCOMODIDAD que genera un entrenamiento y la QUEMAZÓN muscular no es peligrosa, es perfectamente normal y puedes hacer una repetición más; en cambio, si eres todo un experimentado no sucumbas ante un mal día de poco ánimo, no hay nada de malo en ti, no significa que “le tienes que bajar”. Exígele a tu cuerpo, respétalo y entiéndelo para que cuando en verdad te diga que ya no puede, captes el mensaje de inmediato, te detengas y te sientas que has dado TODO lo que podías, sólo así.

¡Nos leemos!

Alín

Comenta

Comentarios

También Puede Gustarte