BUSCAR

Flexibilidad: fuente de la eterna juventud.

Flexibilidad: fuente de la eterna juventud.

dani

 

Hay días en que me arrepiento tanto de no haberme tomado una foto hace unos 4 meses tratándome de tocar los pies,  para poderla comparar con  una de ahora y ver gráficamente la diferencia.

Cuando fui niña hice ballet y podía hacer splits, talón a la mano y puras cosas gráciles como colibrí, luego hice patinaje artístico y podía hacer otra serie de figuras que implicaban también rangos amplios de movimiento como el lay back, mariposas, etcétera, y todo muy bonito, pero luego…. luego vino el atletismo… correr pues y ni les cuento lo que me pasó: me quedé tiesa, pero tiesa con te mayúscula.

Mucha gente piensa que la flexibilidad se trae de la cuna (igual que piensan que todas las demás cosas buenas y malas se traen de la cuna y así le echan la culpa al gen y ya están disculpados de por vida) pero esto no es así, la flexibilidad se desarrolla y consiste en la capacidad que tienen nuestros músculos de alargarse para alcanzar nuevos rangos en la amplitud de nuestros movimientos.  Todos tenemos cierto grado de flexibilidad (poca o mucha) y todos podemos ampliarlo si queremos, no importa la edad, ni el sexo ni la condición física, siempre se puede, el tema está en darle prioridad y trabajarla.

¿Por qué es importante?

Bueno, pues esto es un tema serio, porque si bien a veces creemos que por practicar cierto deporte que no nos requiere ser flexibles,  nuestro desempeño ni afectado se verá si no lo somos, la cosa es que, aunque no lo creamos, sí la necesitamos y muchas veces el deporte que hemos elegido no sólo no la trabaja (aunque la necesite), sino que además la sabotea, como es el caso de la carrera a pie, tan unidireccional y limitada en movimiento articular como ella sola.

Tener buena flexibilidad te beneficia mucho más de lo que tú crees, simple y sencillamente porque mientras más flexibles son tus músculos puedes articular más ampliamente tus tejidos blandos, por lo que tus articulaciones, no tienen que pasar una vida entera sin poderse mover más allá, ya que aunque ellas estén diseñadas para tener un rango amplísimo, si nuestros musculitos están tiesos como bistec quemado nunca nuestras articulaciones podrán llegar más lejos y moverse con libertad, es decir, las bisagras están ahí, con su capacidad para rotar y abrirse, pero las limitamos porque la falta de flexibilidad impide que los músculos sean capaces de alcanzar todo ese movimiento, y entonces, nos quedamos tullidos y avejentados a los 30 años (o menos) .

Lo anterior quiere decir que somos tan jóvenes como flexibles seamos (y viceversa), ya que el permitirle a nuestro cuerpo un movimiento completo implicará, por lo tanto, menos lesiones, más aptitudes para llevar a cabo las actividades cotidianas, menos dolores crónicos, mejor desempeño deportivo (sea cual sea la disciplina), más fuerza, más coordinación y por lo tanto, más estabilidad. No importa si corres 120km semanales o si pedaleas 180k, o remas otros tantos, haces trx, artes marciales, nadas o lo que sea, simplemente, si no trabajas tu flexibilidad estás en el proceso de atrofiarte y te lo juro que no se necesita dejarlo mucho tiempo para que empiece a mermar cada aspecto de tu vida y tu funcionalidad.

arabesque

Estírate todos los días, hazlo de preferencia cuando tus músculos estén preparados, es decir, dales algo de movimiento, eleva el ritmo cardíaco para que aumente el riego sanguíneo y sostén los estiramientos entre 20 y 30 segundos (en el caso de ser estáticos). Verás que poco a poco vas aumentado tu rango de movimiento, que en menos de lo que canta un gallo podrás llegar a lugares que no imaginabas y verte lunares y partes del cuerpo que antes sólo vislumbrabas a través del espejo (jajaja), o realizar actividades que eran todo un desafío cada mañana (como amarrarte las agujetas o ponerte los calcetines) y consecuentemente todo mejorará. TODO

Aunque en la foto del hoy aún no podría hacer muchas cosas, por lo menos se notaría que puedo verme las tibias y alcanzar el suelo con mis manos, que podrá parecer muy poco, pero teniendo en cuenta que duré 13 años dejando que mi cuerpo se entumiera, es normal que tarde en recuperar lo perdido, todo lleva siempre su adecuada proporción.

¡Nos leemos!

Alín

*La guapa de las fotos es mi coach Pilatera 🙂 Daniela Pérez Salinas de @bodycentre

 

 

Comenta

Comentarios

También Puede Gustarte