BUSCAR

¡El Smoothie perfecto!

¡El Smoothie perfecto!

smoothie

En mis tiempos se llamaban simplemente LICUADOS y me tomaba uno cada mañana antes de ir a la escuela por aportación de mi mamá, era sin duda un licuado de mamá de los 80´s-90´s , ya saben: leche, plátano, huevo y chocolate o vainilla (para las juventudes lectoras, sépanse que las mamás de mi generación le ponían huevito crudo a los licuados y he sabido historias incluso de huevo con todo y cáscara), ahora por suerte ya sabemos qué onda con la salmonela, aunque he de confesarles que nunca jamás la padecí ni conocí a nadie que se contagiara con ésta por haberse tomado un licuado de mamá.

Están muy de moda los smoothies (hasta les decimos en inglés para que esté todavía más IN), de los cuales no me declaro una gran fan, de hecho, muy rara vez tomo uno, y no es que no me gusten, al contrario, cuantos he tomado me han encantado, sin embargo tengo flojera de ensuciar la licuadora y de ser aún más honesta, como soy muy comelona, prefiero la comida sólida, eso mismo que le echaría al smoothie prefiero masticarlo, para que mi cerebro procese mejor la información de que estoy comiendo y además mi estómago tarde un poquito más de tiempo digiriendo y con esto, permanecer con la sensación de saciedad mucho más horas. Por eso casi no lo tomo.

He leído dos millones de recetas de smoothies «SALUDABLES» y desgraciadamente casi ninguno se gana este calificativo, porque entendámoslo así, una cosa es hacer un licuadito delicioso, dulcesito, con textura de ensueño, en mason jar y otra muy diferente es hacer un smoothie saludable, los hay claro para todos los gustos, si voy a una cafetería y pido un smoothie de mango, lo último que le requeriría es que fuera sano y dietético. Pero, ¿qué les hace ser nada saludables a los que se ostentan como tales?, bueno, en realidad la mayoría de licuaditos de este tipo son unas bombas de calorías y azúcar, repito, no tienen nada de malo, excepto cuando te venden la idea de que te los tomes para llevar una vida más sana. Generalmente les ponen 4 ó 5 frutas diferentes completas, desde plátanos, fresas, manzanas, papaya, mango, azúcar o miel además, porque no basta con lo que endulzan las frutas, leche (de vaca, soya, almendras, arroz, etcétera), jugo de tres naranjas (más las frutas ya agregadas) pa que amarre, yogurt y !ah! tres espinacas, porque claro, es un licuado verde.

Lo que les acabo de describir sabe delicioso, seguro nos hará felices pero también nos generará unos picos bárbaros de insulina, que con las horas, cuando el azúcar que te echaste con un popote baje, te propiciará un buen bajón (el típico del medio día), sin mencionar que esto puede generarte, si haces de tomarlos un hábito disque desintoxicante, una fea subida de peso.

A veces la gente no recuerda que las frutas sí son una fuente importante de nutrientes y fibra, pero también de AZÚCAR, así que si quieres convertir esos licuados en la opción saludable, ve quitando un poco (o un mucho) de ésta y equilíbralo con más nutrientes y grupos alimenticios.

No les dejo una receta en específico para prepararse un smoothie SALUDABLE, pero sí les doy las proporciones o la fórmula para que ustedes inventen uno, porque únicamente ustedes saben qué sabores les gustan, qué texturas y qué opciones de alimentos tienen a la mano, así que denle rienda suelta a su imaginación y si son amantes de los licuados y como propósito de este año pretenden bajar de peso, alimentarse mejor o bien, no tienen mucho tiempo para sentarse a desayunar, pues siempre son una buena opción para integrar vegetales al diario comer y llevarlo en el carro mientras viajan a la oficina, darles a los niños, o incluso, como alimento post entrenamiento.

Las proporciones ideales son las siguientes:

* Elige una base (líquido)

Entre 250 y 300 mililitros de Té verde o agua natural o  leche de cualquier tipo (pero trata de que no tenga azúcar añadida) o  agua de coco, etcétera.

* Vegetales

Añade 2 tazas de hojas verdes o vegetales que te gusten.

* Grasas buenas

Agrega una cucharada de aceite de coco, o un tercio de aguacate, o 5 nueces o almendras.

*Fibra

Puedes poner una cucharada de chía, linaza o algún grano entero (éste es un plus, porque las verduras ya están aportando fibra).

*Fruta

Agrega una porción de la fruta que más te guste, les pongo algunos ejemplos de lo que es UNA PORCIÓN de fruta (pa que no le pongan de más):

1 manzana

1 taza de fresas

1 taza de melón

2 guayabas

1 taza de papaya

12 uvas

1/2 mango

1/2 plátano

1/2 pera

1 naranja

*Endulzante

Si ya de plano necesitas que sepa más dulce, puedes agregar miel -una cucharadita-(de agave, abeja o la que quieras) o stevia; evita a toda costa el azúcar refinada.

*Si harás de tu smoothie un alimento post entrenamiento, trata de agregar una porción de proteína, ya sea eligiendo leche descremada de vaca para la base, o un poco de yogurth griego bajo en grasa.

¡Listo! por todo en la licuadora y disfrútalo, porque eso, es un verdadero smoothie saludable 🙂 (luego les doy las proporciones para hacer uno DELICIOSO y pecaminoso, que es muy diferente jaja).

¡Salud!

Comenta

Comentarios

También Puede Gustarte

3 Comentarios

  • Estopellan =) enero 8, 2015 10:54 pm

    Gracias por hacerme recordar!! Yo fui de las niñas alimentadas con los deliciosos licuados de mama y papa por las mañanas con todo y huevito.. como fui a olvidar lo practico que eran?? (supongo que fue por el sabor no tan rico que deja el huevo en tu boca) ahora que me hiciste recordar porque no hacerlos nuevamente pero ahora a mi gusto y yo misma poder combinar los sabores que quiero dejar en mi boca. Excelentes ideas para mezclar gracias por compartirlo. =)

    • alin osuna enero 9, 2015 4:25 am

      Caro tan linda, así que sufriste igual que yo de licuados que hasta tapaban el popote de tan densos jajaja 🙂 😀 ¡Gracias por leerme! ¡un beso!

  • fruitcakejules enero 9, 2015 12:18 pm

    ❤️

Comments are closed.