SEARCH

El secreto para un mejor entrenamiento

El secreto para un mejor entrenamiento

Hay muchas cosas a las que les llamamos «secretos» y en realidad sólo necesitan un poco de sentido común para dilucidarse. Muchos grandes del deporte nos lo han dicho durante años , pero nosotros, los no tan grandes, tercos, no ponemos atención.

Como muchos deben de tenerlo ya claro (y los que no, venga, que están a tiempo) en el deporte y en específico, la carrera a pie, la mente juega un rol fundamental, así que es aquí donde esta práctica te hará mejorar sustancialmente (que no lo digo yo eh, lo dice la ciencia), y se trata de algo tan sencillo como la INTENCIÓN.

El movimiento se puede conceptualizar de dos formas, el proceso mecánico de articular nuestro cuerpo, o la capacidad de la mente para crear esos procesos mecánicos. Pero hay una tercera parte importante en el proceso del movimiento que incluye ambos elementos, y es la forma en la que la mente transmite y recibe información de los tejidos que intervienen en él. Este «enlace» neuromuscular es lo que yo defino como intención

Así que les tengo una noticia, si como corredor NO SABES PARA QUÉ HACES TAL O CUAL ENTRENAMIENTO, éste va a rendir, me atrevo a decir, casi nada de frutos (f*ck).

Como alguna vez dijo Jack Daniels (el entrenador, no el de la bebida) , «si no sabes para qué estás haciendo un entrenamiento, te sugiero que mejor te vayas a tu casa a ver la tele…»

Algunos seguro me dirán que no tienen idea de por qué les toca correr X distancia a X velocidad o en X zona cardíaca, que en realidad no les importa mucho, » el coach sabrá» (y para eso le pagan, él es quien sabe) pero ustedes de igual manera hacen muy bien su entrenamiento, tal cual lo marca el papel y a todas luces sale perfecto. Sin embargo, si desarrollar cierta habilidad o mejorar algún área de oportunidad te llevó 8 meses haciéndolo «porque sí», te aseguro, como que me llamo Alín ( no Aylin, no Aline, no Ale, por favor), que si lo trabajas con conocimiento y de manera intencional, te tomará seguro varios (muchos) meses menos .

Si tú sabes para qué sirve lo que hoy te tocó hacer en tu corrida, entonces tu cerebro va a trabajar junto contigo durante el entrenamiento, tu intención sumada al movimiento va a generar conexiones neuromusculares que no se logran de otras maneras, y por lo tanto, tu asimilación , tus resultados y tu evolución serán más rápidos y reales, tu cerebro y músculos aprenderán nuevas sensaciones, nuevos estímulos, tu mente sabe qué le debe dictar al cuerpo porque la intención además, precede a la visualización y ya saben, donde manda capitán, no gobierna marinero.

Además, a corto plazo, el tema de «lograr» el entrenamiento también es fundamental, ya que si tú como corredor conoces el objetivo de lo que está marcado en tu plan, serás más consistente y menos tendiente a cambiarlo porque «se te hizo mejor correr otra cosa» (tan inventivo, cariño). Así que funciona para ambos escenarios (aunque éste es sólo un buen efecto secundario).

El acto de correr bien, de correr mejor cada vez, siempre será un trabajo en equipo entre mente y cuerpo. Una vez que  la fuente, la señal y la acción están en armonía, una mejor y más eficiente forma de moverse aparece, así que si quieres ser mejor corredor, no basta con cumplir al pie de la letra un entrenamiento (uf, que cada día nos ponen más trabas, ¿no?) No se lo dejes sólo a tus piernas y a la voluntad de pararte en la mañana, es mucho más que eso. Te lo garantizo.

¡Nos leemos!

Alín

Comenta

Comentarios

You May Also Like