BUSCAR

Cómo convertirte en corredor y no morir en el intento

Cómo convertirte en corredor y no morir en el intento

No saben la cantidad de gente que me ha dicho: “Yo no sirvo para correr, lo intenté pero no pude”. Y lo cierto es que si estás hecho para correr (como especie) , pues tienes que servir para correr, sin embargo, si desde que dejaste la infancia y los encantados o el kick ball en primaria, no has vuelto a correr, es importante que sepas que no va a ocurrir de la noche a la mañana, tu cuerpo ha perdido un poco (sólo un poco) el control sobre algunas cosas que se necesitan para hacerlo, pero nada que no se pueda recordar y reaprender. Eres un ser humano, ESTÁS HECHO PARA ESTO.

Así que te tengo algunos consejos que puedes probar en tu viacrucis, digo…., bello camino hacia convertirte en corredor para que no desistas en el intento y logres con éxito tu objetivo.

1.- NO quieras correr 5k el primer día, es más, ni siquiera 3k. 

Un porcentaje alto de los desertores de la corrida me han dicho: “no manches, es que de aquí a la esquina ya estaba bofeado…”

Todo tiene una progresión y es probable que si quieres (en tu mente) aventarte a correr durante 30 minutos seguidos sin haberlo hecho antes, te falle todo el sistema, es decir, te falte el aire, te duelan las piernas, los pies y se te suba el ritmo cardíaco, o sea, te bofees. Todo tiene que ser gradual, así que yo te sugiero que si tu condición tampoco es pa´ presumir, empieces alternando esos 30 minutos entre correr y caminar, por ejemplo, puedes caminar 3 minutos y trotar 2 y esa misma estructura repetirlo 6 veces hasta completar la media hora. Conforme pasen los días y las semanas y vayas sintiéndote mejor y más fuerte, sobre todo cardiopulmonarmente, puedes ir incrementando el tiempo de trote (2 caminando y 3 trotando, o 1 caminando y 4 trotando, etc) hasta que un día, maravillosamente, estarás corriendo 30 minutos sin parar. Eso es sólo el comienzo de tu aventura como corredor.

2.- Revisa tu postura y tu técnica de carrera.

Algunos otros que han renunciado al sueño de ser Kipchogue me han dicho: “Ya ni la friegas, no sé cómo les gusta correr, yo lo intenté y me dolieron las rodillas y los tobillos, los pies…”

Me da un poquito de ansias cuando voy corriendo y de pronto me cruzo con alguien que más parece que va bailando la macarena que haciendo algún deporte. Cadera pa todos lados, brazos como pidiendo auxilio, piernas bamboleadas hacia afuera, etcétera, un verdadero carnaval de mojigangas. Es un problema con el que la gente que decide empezar a correr se topa, con dolores que los sacan de panorama y les roban la actitud, lo que hace que terminen por dejar la corrida porque “eso no es lo suyo” o “sus rodillas no se los permiten” … a ver, las rodillas se hicieron pa moverse chavos y hay miles de estudios y papers que demuestran que las rodillas de una persona sedentaria sufren mucho más desgaste y daño que las rodillas de quien hace ejercicio (como el atletismo) en una base regular. Bueno, entonces lo que hay que hacer es revisar la correcta postura y técnica de carrera; nuestros pobres cuerpecitos están acostumbrados a andar en el carro, sentarse en el escritorio con la computadora y acostarse en el sillón a ver la tele, ni idea de cómo moverse como ser humano cazador. Acércate a un entrenador que pueda ayudarte a corregir vicios posturales y verás que,con la guía adecuada, podrás quitarte de dolores y empezar a disfrutar de algo que SÍ es para tí.

3.- Trabaja tu respiración.

El dolor de caballo es también un factor que hace que alguien que empieza quiera tirar la toalla, hay personas que por sistema sufren de flato y es algo muy molesto. Tienes que aprender a trabajar en tu respiración, no te obligues a respirar de tal o cual forma, haz caso a tu necesidad de oxigenación y sigue el ritmo de tus pasos para inhalar y exhalar, yo particularmente, inhalo en 2 zancadas y exhalo en 2 zancadas, pero hay quienes inhalan en 3 y exhalan en 2 o al revés, cada quien encuentra un punto cómodo que lo haga poder mantener el ritmo. Eso sí, si necesitas más aire, ¡abre la boca!, he escuchado gente correr cerca de mi que está a punto de desvielarse porque a fuerza quiere inhalar por la nariz solamente, si el cuerpo te pide más volumen de oxígeno, abre tu boquita y jala aire por ahí también, yo lo considero la manera ideal.

4.- Desarrolla la PA-CIEN-CIA

Roma no se hizo en un día y tal vez si quieres empezar a correr piensas que todos tus amigos corredores un día se levantaron en la mañana, se pusieron los tenis y corrieron 10k o 21k o un maratón por su chula cara, pero lo cierto es que todos, pero todos, pasaron por un proceso largo que los llevó hasta donde están. No desesperes, ve disfrutando de los pequeños logros y un día vas a estar cruzando arcos de meta, todo es cuestión de paciencia, mucha paciencia y control mental.

Así que ya lo sabes, todos hemos pasado por ahí, pero TODOS podemos porque correr es para TODOS. Empieza hoy y la próxima vez que voltees a ver, dentro de unos meses, te habrás subido con éxito al tren de los que sólo hablan de temas de correr en todas las fiestas y reuniones.  Bienvenido.

 

 

Comenta

Comentarios

También Puede Gustarte