BUSCAR

Chicago 2016. Sé dueño de tu maratón

Chicago 2016. Sé dueño de tu maratón

544503_238975807_xlarge

Las inversiones son necesarias en todos los aspectos de la vida, nos permiten crecer y evolucionar, nos obligan a jugárnosla entre la ganancia y la pérdida, son aprendizaje.

En enero de este año, decidí comprarme un maratón, invertir en él. Bueno, en realidad compré 3 (Lala, México y Chicago), pero los dos primeros fueron parte de la inversión del tercero.

Invertí tiempo, dinero y vida y ha sido la mejor oportunidad de crecimiento y desarrollo que haya tenido jamás. Compré el maratón con esa inversión tan grande y de esa manera pude adueñarme de él, invertí tanto y puse tanto empeño, entusiasmo y corazón, que no podía más que dar frutos de los buenos. Lo compré de contado, no pedí plazos ni préstamos, no me guardé nada ni hice trampa en los pagos, para así poder exigirle todo lo que yo quisiera, para salirme con la mía.

El jueves previo a Chicago corrimos todo el día para dejar listo todo en nuestros trabajos, casas y pendientes varios y subirnos al avión con un sólo objetivo en la mente, el maratón; aterrizamos tarde en la noche, prácticamente a dormir y alistar todo para los días que le iban a seguir, con un metro vacío por la hora, vimos entusiasmadísimos las calles preciosas de Chicago, nos emocionamos mucho de una vez.

Dormimos muy bien y al día siguiente el plan era la expo, ¡qué expo!. Desde que entramos habían unas pantallas en las que escaneabas tu código de corredor, así que al hacer ese escáner, a unos 50 metros en los mostradores donde te entregaban el número, ya sabían que habías llegado a la expo e iban preparando tu documento, de esta manera, pasabas directito y sin filas a la entrega del dorsal. Luego faltaba entrar al Disney de los corredores para recoger la bolsa con la playera y los millones de regalos que cada stand tenía para nosotros. Entramos pues, me emocioné durísimo con tanta cosa padre, fui derecho al mostrador del paquete y así derecho me atendieron, ni 10 segundos de fila, nada. Checaron mi código y me entregaron mi paquete, saqué la playera pa´ estrenarla en ese mismo instante, desde ahí, ya me sentía con la panza hecha nudo y el nervio cada vez ocupaba más lugar en la boca de mi estómago.

 img_20161013_125540

img_20161013_125611

Diría que nos divertimos mucho en la expo, pero no puedo hablar por Fer, que probablemente tendría ganas de irse antes que yo, así que diré que me divertí mucho, aproveché todos los regalitos, me formé en todas las rifas y me tomé todas las fotos obligadas y él me acompañó paciente -como siempre -.

Salimos de ahí y decidimos darle a nuestras panzas una dosis de pizza de la chingona, al más puro estilo deep dish, buscamos un Giordanno´s y casi nos morimos del infarto y la agrura, pero juro que cada bocado valió totalmente la pena.

img_20161013_125727

Como correríamos el International 5K inaugural que se hace el sábado previo al maratón y las piernitas ya estaban muy cansadas por la expo, nos fuimos a dormir y a preparar nuestras cosas para el día siguiente, despertador puesto a las 6:00 am.

Nos levantamos el sábado, todavía un poco llenos por la pizza, nos pusimos nuestros números en la playera y nos fuimos derechito a la salida de la carrera, había poca gente comparada con los participantes del maratón, claro está, pero todo mundo estaba muy feliz y relajado porque sólo serían 5k muy escénicos en donde no había ni chip, o sea, era el disfrute de la ciudad. Corrimos a la orilla del Lago Michigan con una tranquilidad y calma impresionante, viendo perritos con sus dueños, barquitos y pájaros y mientras corría envidiaba a quienes pueden hacer ese recorrido cada día (Aquí tenemos que preocuparnos por que no nos maten, violen, golpeen o roben cuando salimos a correr).

img_20161013_125701

img_20161013_125511

A las 4 era la cita para la foto de los mexicanos en el frijol, una matraca dio el aviso y en segundos habíamos muchísimos paisanos muy alegres y listos para celebrar que habíamos ido de tan lejos para devorarnos las calles de Chicago, éramos tantos y todos queríamos ser los protagonistas, que los pobres familiares que a su vez la hacían de fotógrafos no podían sacar una buena, y además les exigíamos que la foto saliera como si la hubieran tomado desde un dron y todos saliéramos claramente jajaja. Al final hubo dos fotos, porque Araiz y Fher llegaron más tarde y la repetimos con los que quedábamos y con otros más que se habían perdido también la primera, ¡no podían no estar ahí!.

img_20161013_125437

img_20161013_125401

Llegó el día D.

Nos fuimos a la salida y nos despedimos con un beso y un abrazo, a partir de cierto punto los espectadores ya no pueden pasar, así que me fui sola hasta mi corral, iba llena de nervios pero con la factura en la mano, ya la había pagado y ahora podía hacer con mi maratón lo que había planeado.

img_20161009_071539

Arrancamos y mi estrategia de carrera era partir el maratón en 3, manteniendo un ritmo específico cada 14 kilómetros para lograr hacer el sub 4 que había estado persiguiendo desde hacía tanto. Salí veloz (a todo lo que le llame «veloz» , «rapidísimo» «hecha la chingada» y similares, es de acuerdo a mi ritmo, por supuesto que habrá gente que se le haga lentísima mi audacia)  y aproveché la adrenalina del arranque para mantener un buen ritmo, me sentía como una rockstar por tanto grito y porra, no podía creer la cantidad de espectadores en las calles, todos apachurrados para vernos pasar y gritarnos sus mejores palabras de aliento, la ciudad estaba preciosa y el clima no pudo ser mejor. La ruta es plana y además tiene montones de bajaditas en donde había que dejarse ir para ganarle tiempo al tiempo mientras las piernas estuvieran fuertes y los pulmones llenos.

Esto era un major.

Llegué a la milla 13 (21k) y ahí habíamos puesto el primer punto de encuentro con Fer, me pregunté toda la primer parte cómo iba a hacer para encontrarlo entre tantísima gente, ¿de qué lado de la calle estaría?, total que al pasar el letrero, lo primero que vieron mis ojos fue a Fer gritando, corrí directo y le di un beso, agarré gasolina para terminar la siguiente mitad.

A partir del kilómetro 28 hasta el 42, estaba dentro del plan que bajara un poco el ritmo pero la verdad es que me sentía muy bien y no sabía cuánto tiempo me iba a durar esa sensación, así que decidí seguir igual, mantener el ritmo de la segunda parte y llegar por fin por debajo de las 4 horas. Total que ni yo me la creía, no me dolía nada, no tenía hambre, ni sed, ni náuseas ni cansancio, me sentía fresca y con ganas de continuar. Pasamos por el barrio mexicano, el olor a carnitas estaba impresionante, me ofrecieron tequila, cerveza y dos mil palabras de aliento llenas, claro, de «pinches» y «chingaos», una fiesta increíble.

544503_238975811_xlarge

Llegó el kilómetro 36 y algo le pasó a mi pierna, sentí un jalón en la corva tal como si me hubieran roto todo lo que tenía por dentro y dije: «esto no es dolor de maratón, esta pata ya valió», y como no sabía cuánto tiempo más podría correr esa pierna pues le metí para acabarme ya esos 6 kilometrillos que me faltaban. Por fin veo un letrero que anunciaba sólo una milla más para terminar… llegué a la milla 26 (km 41.5) y la cantidad de gente sobrepasaba todas mis expectativas, todos gritaban y Fer estaría allí, entre todos, pero gritándome sólo a mi. Vi mi garmin y lo iba a lograr, marcaba 3:49.

Vi un letrero que decía que sólo faltaban 800 metros… los cuales parecieron más largos que todo el maratón junto, cuando pensé que se habían terminado, había otro letrero que decía que ahora faltaban 400 metros ¡oh que la ch … !, pasamos el último puente con un aironazo en contra que nos hacía parecer como si corriéramos en cámara lenta, vueltita a la izquierda y por fin se veía el arco de meta, ese tramo es por el que todos quisiéramos vivir cien vidas más, por el que todo tiene sentido, como a la madre parturienta a la que le ponen a su bebé en el regazo, por fin.

Al final, 3:52:53 fue el tiempo que disfruté de las preciosas calles de Chicago, de la gente y del ánimo del maratón. ¡Logré mi objetivo!

img_20161013_093042

Quise hacer a un maratón mío, trabajé por él, pagué el precio y luego fui su dueña para hacer con él justo lo que quise y no puedo estar más feliz.

¡Gracias a todos los que fueron parte de la experiencia! ¡La llevo en el corazón! <3

img_20161010_074332

Nos leemos,

Alín

 

 

 

Comenta

Comentarios

También Puede Gustarte