BUSCAR

Cambia un poco y gana mucho

Cambia un poco y gana mucho

espacio-saludable-012-624x305

Las uvas comidas el 31 de Diciembre deberían tener una muerte digna en nuestras bocas, y no masticarlas para hacer 12 resoluciones que son puro soliloquio autocompasivo que se quedará sólo ahí por 365 días.

Es común que los últimos días del año tengamos en mente cosas bonitas para hacer de nuestras personas en el inicio de año, metas que lograr, kilos que bajar, actividades qué realizar y mil cosas más que en un principio suenan muy prometedoras. Pero difícilmente las concretamos.

El problema, creo yo, está en querer cambiar demasiadas cosas de una sola vez. Toda una vida levantándote a las 8 am, nada de ejercicio, te vas sin desayunar, a las 11:30 la garnacha mañanera, sentado en tu escritorio 10 horas, comes en la calle, hasta para subir un piso tomas el elevador, regresas a tu casa, garnacha vespertina, te tiras en el sillón, ves tele, cenas terrible, ves más tele o te sientas otro rato en tu computadora, por fin te duermes a la 1 am. y se repite cada día hábil de tu vida, con alguna que otra variante en días feriados y fines de semana, en donde la dejadez aumenta un poco más.

Harto de que tu cuerpo y estado de ánimo refleje precisamente tu estilo de vida, el 31 te comiste doce uvas y con cada una de ellas había un propósito para mejorar tus hábitos: levantarte a las 5:00 am cada día para hacer dos horas de ejercicio antes del trabajo, desayuno nutritivo orgánico-celestial, preparar colación para llevar al trabajo, irte caminando o en bici cada día, escalar hasta tu oficina por afuera del edificio (pa que quemas algunas calorías cada que vayas y vengas), comer muchas verduras, evitar el pan, los granos, los lácteos, el azúcar, ir al gym otro rato en al tarde, regresar a tu casa y llevar un diario de comidas, calorías y actividades del día, sacar a pasear a tu perro y cocinarte una cena gourmet vegana, meditar e irte a dormir a las 10. (fueron un poco más de doce)

Temo decirte que para el 15 de Enero vas a odiar tu vida y vas a echar todo por la borda.

Cuando cambiamos muchas cosas y de manera muy drástica a la vez, los seres humanos tendemos al fracaso, porque claro, por muy motivado que estés con tu cambio, lo cierto es que el cuerpo no puede hacer tantas adaptaciones tan violentas en tan poco tiempo, te sentirás miserable, tendrás síndrome de abstinencia por 20 cosas distintas, odiarás al mundo y por lo tanto, la tendencia siempre es al abandono de todos esos propósitos juntos, un año más.

El que a muchos amos sirve, con alguno queda mal. Dice mi mamá

La simpleza hace al éxito. Enfócate en cambiar cosas pequeñas, créeme, a veces menospreciamos o subestimamos los pequeños cambios, sin embargo son los que tienen más resultados visibles pronto, que nos generan muchas satisfacciones y la fuerza suficiente para continuar con algún otro cambio de la lista. Empieza seguro, sin prisa y sin pausa. Trata de tomar las escaleras y elige algún día de la semana para no comer azúcar o lácteos, compra un poco más de verduritas y añádeselas a tu torta de siempre y tal vez haz un rato de ejercicio algunos días de la semana y acuéstate más temprano, deja que tu cuerpo se acostumbre a ese cambio, dale el tiempo suficiente para que te lo agradezca y  disfruta de los enormes beneficios que vas a notar, sé realista y proponte las cosas que puedes hacer. Una vez dominados los cambios pequeñitos, puedes añadir otros, y así, cuando termine el año tendrás los hábitos que querías, te sentirás mejor, habrás perdido el peso del que te querías deshacer, tu calidad de vida habrá aumentado significativamente y sobre todo, sentirás que pudiste cumplir lo que te prometiste, generando autoconfianza, que con el tiempo hará que te sientas invencible y visionario respecto a las cosas que quieres lograr en tu vida.

El consejo de este post aplica para todo tipo de propósitos en cualquier época del año. Sé prudente, ve cambiando de a poco y gana más de lo que te hubieras podido imaginar. Llevas una vida entera enseñándole a tu cuerpo y mente a ser de determinada manera así que no seas duro con él, sólo aplica disciplina y dosifica, él te va a enseñar de todas las cosas que es capaz.

Suerte en tus propósitos, sé disciplinado, perseverante y paciente, en ese orden siempre.

¡Nos leemos!

Alín

<3 <3

Comenta

Comentarios

También Puede Gustarte