BUSCAR

Atreverse y dar el salto

Atreverse y dar el salto

Renovarse o morir.

Creo que tampoco es para tanto. No puede ser tan drástica la vida.

El 28 de Diciembre del 2014 empezó este blog como una parte de mí que quise compartir con todos, no fue sólo con el afán de buscar una vía de desahogo como una libreta en el cajón, siempre tuve la intención de que lo que yo escribiera se leyera en muchos lados y por muchos ojos, que llegara a donde nunca imaginé. Lo monté como pude, como pensé que debía de ser y con los recursos tecnológicos con los que contaba entonces, así que el “look” de mi blog iba acorde a mis posibilidades de programación, intuición y tutoriales de YouTube.

Se llamó Petite-fit y en mi corazón siempre conservará ese nombre, incluso yo llegué a llamarme así también, varias veces me he cruzado corriendo con gente que me dice “adiós petite”, no por mi tamaño, sino porque ese nombre acompañó a mi cara durante mucho tiempo.  Ahora este blog se llama como yo y no al revés.

No les miento, a veces creo que llegué muy tarde al mundo del blogging, me lo pensé tanto y tardé tanto que ahora la gente ya no quiere leer y sólo quiere que le cuentes una vida a través de stories y de fotos editadas, me da algo de tristeza y supone una audacia mayor llegar a sus ojos y a su interés, pero me gusta pensar que sigue habiendo, como yo, amantes de las letras que crean que mil palabras bien dichas siempre van a valer más que una imagen sometida al  photoshop, así que a ti, que has llegado hasta este párrafo, ¡gracias por leerme!. De verdad.

El “look” entonces cambió, se renovó porque ya le hacía falta y porque lo merecía, porque en tres años, maduró. Ese blog que hasta ayer funcionó bajo ese nombre me llevó a vivir experiencias y a conocer personas que nunca me habría imaginado, que siempre admiré y que admiro aún, me trajo alumnos que luego fueron amigos, generó preguntas que siempre estuve dispuesta a contestar, me dio la oportunidad de escribir en otros medios, digitales y prensa escrita y de vivir el sueño de la escritora frustrada. El lugar cambió en apariencia, se puso un moño y se pintó la boca, sin embargo sigue siendo el mismo sitio en donde les comparto mis experiencias, recomendaciones, consejos que nadie me pidió y opiniones refutables pero fundamentadas sobre el mundo de correr, del ejercicio y de la vida feliz (bueno, no sé que tanto fundamento científico tenga yo para hablar de la vida feliz, salvo la experiencia).

Gracias a los que me han ayudado a tener un lugar tan bonito donde escribir (porque claramente mis posibilidades de programación siguen igual de limitadas, vamos, que esto no lo he hecho yo sola).

Es todo suyo para leer. Bienvenidos otra vez.

Muy feliz,

Alín

 

Comenta

Comentarios

También Puede Gustarte