BUSCAR

5 errores que te impiden correr más rápido

5 errores que te impiden correr más rápido

zapatillas-running

Muchas veces te preguntas por qué carajos llevas 5 años corriendo y tus tiempos son exactamente los mismos, o a veces, resultan incluso peores. No entiendes por qué no mejoras, si corres 6 días a la semana sin excepción: días hábiles, vacaciones, navidad, temporada de lluvias, canícula y hasta con fiebre. Te vas temprano de las fiestas, traes los tenis más tecnológicos y comes pan con mantequilla de cacahuate, pero aún así, todo se mantiene igual.

Te tengo noticias, es posible que estés cometiendo algunos errores que te impiden evolucionar, volverte más rápido, más resistente y más eficiente.

1.No estás incluyendo entrenamiento de calidad. Más no siempre es más, en cuestiones de entrenamiento, el hecho de correr una hora cada día durante 6 días a la semana, siempre igual, siempre la misma distancia y siempre al mismo ritmo, no te hará crecer nunca, sobre todo en el ritmo. Es necesario incluir entrenamiento de calidad por lo menos dos días a la semana, con esto me refiero específicamente al trabajo de series y de fartleks (o juegos de ritmo). ¡Ellos son los que te harán ir más rápido! Mejorarás tu consumo de oxígeno, la tolerancia al lactato y el umbral anaeróbico.

2. ¡No tienes un objetivo! Visualiza una meta a corto, mediano y largo plazo. Si entrenas sólo porque sí (que también es válido, hay gente que lleva 30 años corriendo exactamente igual y es  parte de su rutina diaria para empezar el día, como tomarse el café de la mañana; sin embargo estamos en el entendido de que eres un corredor que está interesado en correr mejor y más rápido) tus entrenos pierden especificidad, es decir, no están enfocados a mejorar ningún aspecto en realidad. Es necesario ponerte metas a corto, mediano y largo plazo, donde puedas establecer un punto al que quieras llegar, de esta manera evitarás el estancamiento en la zona de confort y entrenarás de manera específica áreas que hayas descuidado para lograr tu mejora y conseguir la meta planteada.

3. No estás haciendo trabajo de fuerza. Nada peor que descuidar tus músculos. Los corredores creemos que como entrenamos tanto las piernas, pues las tenemos trabajadísimas y súper fuertes y es un grave error, mientras no hagas trabajo de fuerza nunca vas a correr más rápido. El trabajo de fuerza debe de abarcar todo el cuerpo, no sólo el tren inferior,  eso le dará a tus huesos y articulaciones la estabilidad y protección que necesitas mediante músculos fuertes y resistentes, te dará potencia muscular, explosividad, mejorarás tu equilibrio y adivina qué, irás más rápido.

4. No entrenas técnica de carrera. Trabajar por lo menos una sesión semanal de técnica de carrera te hará correr de manera más eficiente, por lo tanto, al mejorar tu postura y con esto disminuir el gasto energético: ¡voilá!, la velocidad, viene por añadidura, sin mencionar que tener una técnica pulida, te alejará de las lesiones para siempre.

5. No descansas lo suficiente. Creo que el descanso está muy subestimado. A veces creemos que si corremos todos los días seremos mejores corredores, sin embargo, lo que ocurre termina siendo todo lo contrario. El descanso es parte fundamental del entrenamiento y si no das oportunidad a que el cuerpo se recupere, entonces tus entrenamientos no serán asimilados y se convertirán en un lastre sin sentido para tus piernas. Descansa de 1 a 2 días por semana (por lo menos 1 de descanso ABSOLUTO y otro de descanso activo, donde puedes hacer entrenamiento cruzado) y permite que tu cuerpo se repare y APRENDA lo que le enseñaste con cada corrida.

Si algo de esto te está sucediendo, intenta cambiarlo y ¡verás como empiezas a evolucionar!

Nos leemos <3

Alín

 

Comenta

Comentarios

También Puede Gustarte